La empresa mexicana Fábrica de Cine, dirigida por el mexicano Gastón Pavlovich, se une a Bono, de la banda U2, y a Wim Wenders, para producir la cinta