Un niño de cinco años está convencido de que “en su otra vida” era una mujer de 30 años que murió durante un incendio. Luke Ruehlman cree que