En un espacio de tres hectáreas en el municipio de Linares, a unos 140 kilómetros al sur de esta ciudad capital, la Universidad Autónoma de Nuevo León lleva