Una vacuna experimental probada en miles de personas expuestas al ébola en Guinea parece estar funcionando y podría auxiliar en la erradicación de la epidemia que actualmente azota