Son dos comunidades que durante 15 años fueron estratégicas para el crimen organizado. Dos pueblos se convirtieron en la “base social” de los cárteles dominantes en la Tierra