Los partidos de ultraderecha europea con presencia en el Parlamento Europeo dijeron que alcanzaron una unidad suficiente como para formar un grupo propio bajo el mando del Frente