Entre volcanes, valles y desiertos al norte de Chile, a cinco mil metros sobre el nivel del mar, se encuentra el observatorio astronómico más grande del mundo, el