Miles de personas admiraron hoy el vuelo de los barriletes o papalotes gigantes, una ancestral tradición del Día de Todos los Santos y que alcanza su máximo esplendor