Hay gente que sencillamente es fantástica y para quienes tenemos el gusto de conocer a Fernando Savater aunque el no nos recuerde, es sin duda dicha y emoción