La Policía Federal colocó una valla metálica en los extremos y en el centro de la entrada vehicular de la garita de San Ysidro, como una forma precautoria