Reporteros Sin Fronteras, en su capítulo de Alemania (mejor conocidos como RSF Alemania por sus siglas), consideró que el conflicto entre la empresa mexicana MVS y la periodista