Con 34 años de edad, Eder Gómez es un empresario consolidado, solo que sus oficinas son un taller de reparación de bicicletas amplio y bien iluminado en el