El Frente Nacional, partido de extrema derecha francés liderado por Marine Le Pen, no pudo hacerse con el gobierno de ninguna región del país tras la segunda ronda