Sus compañeros panistas Francisco García Cabeza de Vaca y Jorge Luis Lavalle consolaban al senador Raúl Gracia quien era un mar de lagrimas, ante lo que para muchos