Dejarlos sin comer, sin beber agua, ni dormir y obligarlos a estar parados durante 48 horas, además de rezar “por ellos”, son los métodos que utilizan algunos grupos