Para muchos la procuración de justicia en el país es una cuenta pendiente del sexenio, el trabajo de ministerios públicos y algunos jueces han dejado sobre la mesa