Para contribuir a reducir la vulnerabilidad e incentivar la permanencia de los hijos en el sistema educativo, ante el fallecimiento de la madre, la Sedesol publicó el decreto