Hace unos días supimos que en Guanajuato una fiesta se convirtió parece ser en algo muy grave; José Ignacio López del Toro, uno de los nueve jóvenes intoxicados