Una historia de amor comparada con una espada, es decir, a la vez protege pero que nos puede matar, es como el dramaturgo y director francés Pascal Rambert