Con la utilización del observatorio HAWC, ubicado en el estado de Puebla, un equipo internacional de científicos detectó una fuente de altas energías proveniente de las regiones externas