Quien diga que no, es que miente o simplemente desconoce que la moda y el glamour se encuentran en la ciudad que nunca duerme, el New York Fashion