Aunque Estados Unidos ha logrado emprender una duradera y creciente recuperación, las modestas alzas en los salarios están lejos de compensar las décadas de estancamiento en los sueldos