Durante los últimos años, tres de cada 10 niños que nacen en los Servicios de Salud en Nuevo León son de madres adolescentes, y el problema es que