En torno a la casa más antigua de Saltillo que continúa en pie, La casa de Santos Rojo, giran muchas leyendas, entre ellas que ahí vivió el general