EL vuelo KGL9268 parece que tiene un giro inesperado en su caso. El avión ruso con 224 pasajeros a bordo que se estrelló el sábado en la península