La responsabilidad de quienes imparten la justicia electoral es enorme, ya que son la última instancia de defensa de la democracia y la balanza que resuelve el desacuerdo