Sin importar el cambio de gobierno o la decisión que tomen los ciudadanos en torno a la ubicación del Nuevo Aeropuerto Internacional, México es y será un país