Papa Francisco visitó por sorpresa una estructura móvil que durante toda esta semana ha permanecido montada en la Plaza de San Pedro del Vaticano para ofrecer atención médica