Miles de migrantes hondureños, guatemaltecos y nicaragüenses, agotados por la caminata, decidieron tomarse un descanso y bañarse en el río y jugar fútbol, así como descansar en los