El gobernador de Utah Gary R. Herbert firmó y promulgó la ley que permite la ejecución de prisioneros condenados a muerte a través de un escuadrón de fusilamiento