Las flores que adornan los altares y tumbas son sembradas de manera tradicional en la comunidad de la Ribera de Cupia para luego ser trasladadas a los mercados