Una encuesta publicada la víspera de la segunda ronda de la elección presidencial, señala que la mayoría de los brasileños rechaza aprobar la portación de armas, situación en