La cantidad de familias estadounidenses, conformadas por un matrimonio heterosexual, en la que ambos padres trabajan se ha incrementado en 15 puntos porcentuales desde 1970, mientras que las