C.J. Nitkowski no tenía nada que perder en la primavera de 2011. La articulación del hombro izquierdo, de la que había dependido durante una década como lanzador de