El ataque a los medios de comunicación es tan deleznable como lo son los crímenes contra los periodistas, y en este sexenio hemos tenido varios que lamentar y