Con calles que aún conservan el esplendor del Porfiriato, el barrio de Azcapotzalco, al noroeste de la Ciudad de México, encanta a sus visitantes por su pasado indígena