El encuentro entre la vida y la muerte tiene lugar en el Cementerio General de Mérida y sus principales avenidas, donde casi 100 personas caracterizadas de ánimas llevan