Pese a la importancia de la arquitectura prehispánica como patrimonio cultural de Yucatán se carece de programas de preservación o de impulso que motiven a las nuevas generaciones