Con la preocupación legítima de hacer feliz a la gente y de lanzar un grito de amor y paz, pese al lenguaje florido, directo y catártico, Alex Lora,