Azotado por el recorte drástico de la contribución pública, el Carnaval de Río de Janeiro negocia a contrarreloj para obtener patrocinios privados que permitan celebrar en febrero el