Esta semana hemos oído mucho hablar de que la tercera calificadora de riesgo (Fitch) acaba de pronunciarse de dejar la calificación a la deuda soberana de Estados Unidos