En hora pico, en uno de los cruceros más transitados, y mientras comía en uno de los restaurantes más concurridos de la capital de Sonora, frente a decenas