El presidente de Argentina, Mauricio Macri, sufrió hoy el primer “cacerolazo” masivo en su contra, luego de que esta capital se colmara de personas que hicieron sonar ollas