La fortaleza del crimen organizado radica en su poder económico que le permite corromper instituciones y vincularse con las altas esferas políticas y financieras de un país, por