La guerra contra el narcotráfico les arrebató aquello que las hacía madres. Si de ellas dependiera, eliminarían el 10 de mayo del calendario, porque cualquier regalo o celebración