Caray esperamos que a Will Smith le hayan pagado mucho por estar en Netflix con una película tan mala como lo es Bright. Olvídese de lo que dicen