Los preparativos de Polonia para ser anfitrión de la Eurocopa 2012 junto a Ucrania sufrieron un revés el miércoles, cuando una de las ciudades sede desechó un acuerdo