Aveces la obsesión por no envejecer llega muy lejos, hasta plantear escenarios surreales como que una mujer entre a robar productos antienvejecimiento armada con una sierra eléctrica. Ok,