México cuenta con el potencial suficiente para aprovechar el fin del boom brasileño y convertirse en el destino latinoamericano preferido de los inversionistas internacionales, estimaron analistas del CIDE,