El Estado Islámico ha creado un nuevo tipo de bomba, la cual usó en el ataque más mortífero de su historia, el registrado el pasado 3 de julio